Una de las más fascinantes historias del coleccionismo privado
La colección Thyssen-Bornemisza es una de las colecciones privadas de pintura más importantes reunidas en el siglo XX, y la historia de su desarrollo es sin duda una de las más fascinantes del coleccionismo. Aunque su origen es privado, la colección pertenece hoy a todos los españoles, tras su adquisición por el Estado en el año 1993, tan solo uno después de la apertura del museo de Madrid. Desde 2004 se suma a este legado una parte destacada de la colección Carmen Thyssen-Bornemisza, con más de doscientas obras en depósito gratuito que completan los estilos y géneros presentes en la colección permanente.

Durero, Rafael, Tiziano, Rubens, Rembrandt, Caravaggio, Manet, Renoir, Cézanne, Van Gogh, Gauguin, Kandinsky, Picasso, Hopper, Rothko… Impresiona la lista de grandes nombres de la historia de la pintura que la componen, y sorprende también que sea el resultado de tan solo dos generaciones de coleccionismo. Como si de un libro se tratara, todos los movimientos del arte occidental van pasando uno tras otro, desde la pintura de los siglos XIII y XIV hasta las últimas décadas del siglo XX, mostrando el gusto exquisito de los que han sido sus principales artífices: los barones Heinrich Thyssen-Bornemisza (1875-1947) y su hijo Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza (1921-2002).

Deja un comentario y participa en la conversación

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.